10 casas que fueron confiscadas a narcos mexicanos. ¡El #10 no lo podrás creer!

13:17 Xenia · 0 Comentarios


Los narcos se caracterizan por lo ostentosos que son. Ocultar su dinero es una idea que simplemente no entienden: buscan mostrarlo, restregarlos en la cara del gobierno y de aquellos que los persiguen. Pero cuando por fin se les atrapa, ¿Qué pasa con todos esos lujos?

Aquí te traemos algunas casas incautadas a los arcos. Verás que el sofisticado diseño e increíble interior es algo que solamente ellos pudieron haber pagado… y ahora solamente pueden recordar como los “buenos tiempos”.


1.-­ Esta es una de las tantas casas que le han decomisado recientemente al Chapo Guzmán. No han revelado la ubicación exacta, pero se piensa que está escondida por el sur de Sinaloa.





2.-­ Nadie pensaría que el Chapo es de un gusto tan infantil… ¿tal vez la habitación de alguno de sus hijos?





3.­- Si pudo escapar de la cárcel, era imposible que lo aprisionaran en su casa: siempre una ruta de escape lista.





4.-­ Este mecanismo es increíble. No cabe duda que invertir en la seguridad siempre es primero, hasta para los narcos.





5.-­ A Édgar Valdez Villareal, conocido como “La Barbie”, le encantaba presumir. Aquí una compleja construcción de una de sus mansiones.





6.-­ También le gustaba consentir a sus mujeres, con armarios completos y hasta de dos pisos. Ninguna de esa ropa es de la que se compra en los mercados.





7.-­ Su gran colección de vino tenía un valor de decenas de miles de dólares. Se morirá de rabia cuando se enteré quién se lo tomó.





8.-­ Rafael Caro Quintero, el “narco de narcos”, también gustaba de llevar una buena vida. Aquí algunas partes de su hogar en alguna parte de Jalisco (no se reveló la locación).





9.­- Debido a que no podía asistir a un club como cualquier otra persona, tuvo que construir su propia sección de golf. ¿Habrá sido su hobby para calmarse?





10.-­ Igual con las películas: cuando eres el hombre más buscado, el cine no es una opción... a menos que lo construyas tú mismo.



Estos son solo algunos de los lujos que se dan los narcos mexicanos. Todo se ve increíble, y son casas en las que nos encantaría vivir, pero recuerda: ni ellos ni sus familias las pueden disfrutar tras las rejas.